Mi nombre es Álvaro Castro Hidalgo y soy de Córdoba.

 

Después de mi experiencia como nutricionista y el trato con mis pacientes comencé a comprender el porqué de muchos problemas de salud de la población. Viendo lo costoso que era implementar una dieta equilibrada que fuera gustosa, entendí que la mayoría de mis pacientes estaban acostumbrados a comer sólo exclusivamente las verduras que preferían durante todo el año, y que la manera más natural y por lo tanto, sana, para conseguir este propósito, era la de llevar una dieta basada en los productos de temporada, comiendo tomates en verano y coles en invierno.

 

Si además de esto sumamos la cantidad de químicos nocivos en el proceso de producción que usa la agricultura convencional, es un suma y sigue, el cual, en la mayoría de los casos por el aspecto económico, se abandona la salud para poder llevar nuestro estilo de vida en tiempos económicamente difíciles.

 

Por ello, comencé a trabajar con mis propios huertos y productos naturales, como fue el caso de la panadería en horno de leña. Desarrollándome como agricultor, fui más consciente que nunca de como poder conjugar algo tan importante como es la salud alimentaria y la economía hasta que topé con la Permacultura, herramienta de diseño que trata de establecer asentamientos humanos verdaderamente sostenibles, permitiendo una unión armónica entre el hombre y su hábitat.

 

Estudiando Permacultura pude diseñar lo que quería que fuera mi vida y surgió una idea que es ahora EcoVida, un proyecto que busca producir y comercializar productos locales, tanto de garantías personales de producción como con certificación ecológica, entendiendo las necesidades de la sociedad en la que vivimos para permitir que las personas puedan acceder a alimentos que contribuyan a mejorar su salud, además de ofrecer una calidad y un sabor de toda la vida.

 

Además de todo ello, EcoVida pretende promover conceptos prácticos para un cambio de paradigma social en el que, cuidando las personas, cuidando el suelo y nuestro ambiente y reentendiendo el crecimiento, encontremos un nuevo diseño del sistema del cual TODOS formamos parte y somos responsables.

Flor de la Permacultura.
Flor de la Permacultura.

¿De dónde proceden nuestros productos?


La finca BioArgamasilla llevada por Juan Manuel Pachón Poyato (Jefe de Producción), se encuentra a pocos kilometros del pueblo cordobés de Adamuz. Tiene una extensión de 3 ha, de las cuales 2,5 ha son de cultivo. Un lugar verdaderamente único tanto por su emplazamiento como por las prácticas de cultivo que se llevan a cabo. Se han sembrado diversas variedades de frutales, flores y aromáticas, para conseguir una huerta llena de biodiversidad natural como remedio y defensa natural ante posibles plagas, buscando establecer poco a poco un vergel encaminado a su estado más equilibrado.

 

Cuenta con certificación ecológica por parte del Comité Andaluz de Agricultura Ecológica (CAAE) y asociado a la Asociación Valor Ecológico (EcoValia), también próximo organismo regulador. Por lo que el consumidor cuenta con las garantías necesarias para poder disfrutar de un producto único en todos los sentidos.

En la Huerta BioAlgamasilla solo se aplican técnicas preventivas ecológicas en el momento en el que son indispensables, buscando que la planta genere por sí misma defensas naturales, logrando un producto final inmejorable.



 

La panadería ecopanes regentada por José Soler, cumple a rajatabla con el proceso artesano de producción de pan. Además de las harinas utilizadas (ecológicas), de la harinera San José (Rincón del Segura), el proceso tradicional de cada semana para el refrescado de la masa madre para la preparación de las hornadas, da al pan un sabor predominantemente ácido por las levaduras naturales. Si a esto le sumamos el horno de leña con madera de olivo para su cocción, el resultado es un pan artesano como siempre se ha hecho. Nada que ver con la panadería de mejorantes y espesantes y muchísimo menos con la panadería industrial.


Próximamente...Centro Ecológico/"Huerta-Mercao" El Munyat.

El Centro Ecológico/"Huerta Mercao" El Munyat es una pequeña parcela en la carretera de Palma del Río, de unos 2000 m2, que pretende servir de emplazamiento para la "granja escuela infantil" y el centro ecológico para cursos y estudios permaculturales. Al ser un emplazamiento de tamaño reducido se plantea como un pequeño "laboratorio de la observación" del cual podamos extrapolar ideas y diseños a un nivel también pequeño, el personal, familiar o comunidades.

 

Dada su cercanía, es un lugar perfecto para que sirva de punto de encuentro para diferentes eventos además de convertirse en lugar de compra directa. El concepto "Huerta-Mercao" invita a que las personas pasen por la huerta para que ellas mismas seleccionen y corten las hortalizas y frutas que deseen. Pesen su cesta en caja y puedan encontrar otros productos, además de información relativa al proyecto EcoVida y la comunidad local. Según las preferencias y consumo de los usuarios se establecerá el precio de los productos para cada día de "mercao".